Cómo analizar la composición corporal

Por qué el análisis de la composición corporal puede ayudarte a alcanzar tus objetivos en lo que a salud y actividad física se refiere.

Análisis corporal

Cuando te subes a una báscula, los números que ves no reflejan el panorama total respecto de cuán saludable o delgado estás; una báscula mostrará de igual manera el peso exacto de un deportista altamente entrenado que pese 160 libras y el de un teleadicto profesional que pese 160 libras. Las diferencias notorias no se pueden explicar teniendo en cuenta solo el peso. Una evaluación más precisa del cuerpo también incluye características como la masa corporal, la grasa corporal, el agua corporal y la masa ósea; los elementos que componen tu cuerpo.

Ya sea que tu próxima maratón se trate de una carrera o una buena dosis de series televisivas, conocer tu composición corporal general, y no solo las libras que pesas, te permitirá tener el panorama completo de tu estado de salud. Muchas de las básculas de baño tienen características que te pueden ayudar con este tema, y son especialmente útiles para llevar un control en el tiempo de tu composición corporal.

Índice de masa corporal (IMC)

El índice de masa corporal se calcula fácilmente con tu altura y peso: primero, multiplica tu peso en libras por 703. Luego, multiplica tu altura en pulgadas por sí misma y eleva al cuadrado el resultado. Divide el resultado que obtuviste en el primer paso por el resultado que obtuviste en el segundo paso. La cifra que obtienes es tu IMC.

O, para obtener el resultado más rápido, puedes usar nuestra calculadora de IMC.

¿Cuánto da tu IMC?

Bajo 18.5 o menos
Normal 18.6–24.9
Alto 25+

¿Qué representan los porcentajes del IMC?

El IMC es simplemente el resultado de la combinación de tu altura y peso. El IMC en sí mismo no es el resultado en números de tu estado fisiológico o de salud. En realidad, la mejor manera de usar la información del IMC es como un recurso de diagnóstico. En términos generales, cuanto más alto es tu IMC, mayor es el riesgo de padecer una serie de afecciones relacionadas con el exceso de peso.

Un IMC normal está entre 18.5 y 25; se considera que una persona con un IMC entre 25 y 30 tiene sobrepeso y una pesona con un IMC mayor a 30 es obesa. Se considera que una persona está por debajo de su peso si su IMC es menor a 18.5, según los datos aportados por los CDC.

Grasa corporal

El peso de grasa corporal es el que indica el peso de la grasa que tiene tu cuerpo. Es importante que el cuerpo almacene ciertos niveles de grasa para funcionar adecuadamente; sin embargo, tener mucha o poca grasa corporal puede ser peligroso.

Saber cómo medir y controlar tu grasa corporal es otra herramienta para monitorear tu estado de salud general. Por ejemplo, una persona puede tener un peso perfectamente saludable, pero tal vez tenga mucha o muy poca grasa corporal. Es extremadamente importante controlar tu grasa corporal cuando te ejercitas. El ejercicio regular te ayudará a desarrollar tejido magro (masa muscular), lo que puede significar un aumento del peso general pero una disminución de la grasa corporal.

¿Cómo se mide la grasa corporal?

Si bien el índice de grasa corporal se puede medir de muchas formas, tu báscula utiliza el método de impedancia bioeléctrica. Este método indirecto para determinar el índice de grasa corporal comienza cuando una corriente eléctrica segura y muy baja es enviada a través de la mitad inferior del cuerpo. La corriente eléctrica fluye más rápidamente por el agua y el músculo que por el hueso y la grasa. La báscula mide la velocidad de la corriente. Basándose en este número, la báscula calcula el índice de grasa corporal utilizando una fórmula matemática de múltiples pasos.

Las mediciones del índice de grasa corporal tienden a fluctuar mucho más que cuando se trata simplemente del peso y los diferentes métodos de cálculo del índice de grasa corporal ofrecen resultados muy diferentes. Así como diferentes básculas pueden dar resultados diferentes, los distintos analizadores de grasa corporal pueden arrojar estimados muy opuestos. Incluso con la misma báscula, los números variarán debido a lo siguiente:

    • La pérdida de peso tiende a producir cambios considerables, continuos e impredecibles en el porcentaje de agua corporal. Como el índice de grasa corporal se determina por el porcentaje de agua en el cuerpo, los resultados pueden variar considerablemente de un día a otro.
    • El estado de hidratación afecta los resultados en el índice de grasa corporal. Si acabas de hacer ejercicio, la menor cantidad de agua en tu cuerpo lentifica la transmisión de la corriente eléctrica. Esto puede generar un resultado más alto en el índice de grasa corporal. Del mismo modo, si mides el índice de grasa corporal después de tomar mucho líquido, puede suceder que el índice sea más bajo de lo que realmente es.
    • La temperatura de la piel también puede influir. Medir el índice de grasa corporal en climas cálidos y húmedos cuando la piel está mojada arrojará un resultado diferente al de cuando la piel está fresca y seca.
    • Los resultados podrían ser imprecisos para menores de 16 año(s) o personas con una temperatura corporal elevada, diabetes u otras afecciones.
    • Al igual que con el peso, si tu objetivo es cambiar la composición corporal, es mejor controlar la evolución cada tanto que fijarse en los resultados diarios individuales.

Agua corporal

Tu cuerpo está compuesto por un 50% a 65% de agua, un porcentaje considerable de tu peso general y una métrica importante en la salud de tu cuerpo. Si bien puedes deshacerte de algunas libras al perder peso en agua, tu porcentaje de agua corporal cambia diariamente y la pérdida de esas libras no es duradera. Un cambio de media libra producido de la noche a la mañana se debe, probablemente, a la cantidad de agua que tu cuerpo esté reteniendo, no a un cambio brusco en la masa muscular o grasa corporal.

Un cuerpo bien hidratado es menos propenso a retener líquido o a perder mucha agua. La cantidad de líquidos necesaria para cada día varía según la persona, pero un nivel saludable de hidratación es fundamental para la salud.

¿Cómo se mide?

El nivel de hidratación se mide con el análisis de impedancia bioeléctrica (AIB). El mismo análisis que se utiliza para calcular tu índice de grasa corporal se usa para calcular tu nivel de hidratación. Teniendo en cuenta la edad y el sexo del usuario, se hace un cálculo que determina el porcentaje de agua.

No se debe medir la hidratación en determinadas situaciones como después de hacer ejercicio, después de tomar un vaso de agua o directamente antes, durante o inmediatamente después de los ciclos menstruales. Es posible que los niveles de hidratación no sean normales durante esos momentos.

Masa ósea

El hueso es un tejido vivo y en crecimiento. Mientras eres joven, el cuerpo genera nuevo tejido óseo con mayor rapidez de la que lo pierde. En los primeros años de la adultez, la masa ósea está en su pico máximo; posteriormente, el tejido óseo comienza a disminuir más rápidamente de lo que se regenera y la masa ósea disminuye. Pero es un proceso largo y muy lento, que se puede desacelerar aún más con dietas ricas en calcio y ejercicios con carga.

¿Quién debe controlar su índice de masa ósea?

La mayoría de las personas no necesitan controlar su índice de masa ósea, pero determinados grupos, como mujeres posmenopáusicas, hombres y mujeres con ciertas enfermedades y cualquier persona que tome medicamentos que afecten al tejido óseo, deberían estar pendientes de las disminuciones del índice de masa ósea. La lectura del índice de masa ósea sólo debe utilizarse como guía. Controla la evolución a través del tiempo y consulta con tu proveedor de atención médica para obtener una explicación más detallada de las lecturas y en caso de tener preguntas o inquietudes.

Beneficios del análisis corporal

Una báscula analítica puede ser un aparato útil para monitorear la pérdida de peso. Debes medir la composición del cuerpo a la misma hora del día y bajo las mismas condiciones para obtener los datos evolutivos más confiables. Te recomendamos que uses una báscula analítica para mantenerte motivado, sin embargo, para saber a ciencia cierta cuánto estás progresando, nada mejor que controlar cómo te queda la ropa y cómo te sientes físicamente.

Cabello

Cuidado personal para hombres

Salud personal

Cuidado de la piel

Soluciones para el hogar

Viajes